La sensual limpieza del Super Bowl

por Joaquín Alducin Villaseñor

¶ De todos los elementos que conforman el Super Bowl, se podría decir que el menos interesante es el partido. Incluso el vestido de Lady Gaga suscitó más comentarios. Sin embargo, los espacios publicitarios son los que nuevamente quedaron fijados en los recuerdos de los espectadores. No es de extrañar que pareciera que la publicidad acaparara más de la mitad de la transmisión.

Este año sucedió lo inimaginable. Al desparrame tradicional de anuncios de autos, cervezas, botanas y comida rápida (porque claramente los hombres que ven el Super Bowl sólo necesitan eso en la vida) logró filtrarse un producto de limpieza. Más sorprendente aún fue que dicho anuncio estuviera dirigido a un público masculino. Si bien el comercial de Mr. Clean es un poco perturbador, imaginando un extraño mundo donde el trapo y el trapeador vuelven atractivo a cualquier hombre, con el eslogan You gotta love a man who cleans, la intención de dejar atrás los comerciales sexistas se aprecia. Las labores domésticas han dejado de ser actividades diseñadas exclusivamente para las mujeres, cuando menos en lo que a los anuncios de Mr. Clean respecta.

El importante cambio en la propaganda transmitida durante el Super Bowl ha sido todo menos repentino. La constante presión por parte del público femenino, que desde el 2015 conforma el 47% de los televidentes del evento, ha logrado reducir el contenido machista de dichos anuncios. Por ejemplo, este año ya no se vieron ángeles de Victoria’s Secret rompiendo la dieta con «manjares» de Carl’s Junior, y del mismo modo el número de bikinis en los comerciales disminuye constantemente año con año. Últimamente, el mundo de la televisión se ha empeñado en castigar la representación de la mujer como objeto. Peor aún si se encasilla a todo el género como ama de casa.

Sin embargo, el mundo real no es el mismo que ése señalado en la tele. «Los tiempos han cambiado», comentó mi Tío Sancho. «Ahora se venden productos de limpieza a hombres porque cada vez hay más hombres viviendo solos». (Claro está que los hombres casados ya tienen quién les limpie detrás, como si mascotas fueran.) Es así como llegamos a una realidad donde los comerciales feministas no se traducen en una mentalidad más equitativa. Surge entonces la pregunta de qué es lo que se transforma primero, si la sociedad o los anuncios publicitarios.

Sigue habiendo un género dominante con pocas intenciones de alterar su posición privilegiada. Como ejemplo de esto está el comercial de Audi para el mismo Super Bowl, criticado por apoyar la equidad salarial entre ambos géneros cuando sólo el 16% de sus más altos puestos son ocupados por mujeres.

Por otro lado, en México no tratamos de ocultar nuestra mentalidad machista en los anuncios publicitarios. Sólo basta con observar el primer corte a comerciales transmitido en TV Azteca: consistió en la toma única de una güera escotada comiendo frituritas. La creatividad en su máxima expresión.

Quizá sí se debería empezar por cambiar la forma de hacer publicidad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s