Balas a través del muro

por Diego Juárez

¶ El Colegio Americano del Noreste –un instituto educativo privado localizado en la capital de Nuevo León– ocupa hoy, después de los eventos del 18 de enero de este año, el lugar número 54 de una lista que no alberga, en ningún otro de sus 99 puestos, el nombre de otra institución educativa en México.

El Colegio Americano del Noreste, además de ocupar este reprochable puesto, expande otra lista que, hasta el 18 de enero, sólo tenía tres renglones. El Colegio Americano del Noreste, que durante más de tres décadas ha educado a cientos de jóvenes, ocupa hoy el lugar 54 de las 100 masacres escolares con mayor número de muertes, y expandió la lista de masacres escolares llevadas a cabo en México, creando su cuarto renglón –el primero desde el 2014, el segundo en tener como perpetrador a un estudiante, y el tercero en tener como anfitrión alguna institución educativa en el Norte del país.

El tercero en tener como anfitrión alguna institución educativa en el Norte del país –id est, tres de las cuatro matanzas dentro de escuelas en México han sido cometidas en ciudades que ven crecer día a día la influencia de nuestro vecino del norte–, vecino cuyas instituciones educativas ocupan 38 de los 100 puestos de la primera lista. Vecino cuya lista de tiroteos en escuelas y camiones escolares, si se hiciera una, tendría más de 140 renglones.

Sí, más de 140 renglones desde el 2014.

Renglones que albergan matanzas con números de muertes que se cuentan con docenas, como lo fue, por ejemplo, la matanza llevada a cabo diez años atrás en la universidad Virginia Tech, cuyo perpetrador, un estudiante del campus, terminó con las vidas de 33 estudiantes y miembros de facultad. Como lo fue, también, el incidente cometido por Adam Peter Lanza en Newtown, Connecticut, que consecuentemente necesitó de 27 camillas para poder transportar los cuerpos de los niños y miembros de facultad que fueron asesinados dentro de su escuela, Sandy Hook Elementary, el 14 de diciembre de 2012.

O la masacre cometida por dos estudiantes de la preparatoria Columbine High School en 1999, masacre que dejó a 15 estudiantes y miembros de facultad muertos, y a miles de personas debatiendo, entre otros temas, las leyes de control de armas en los Estados Unidos, o la violencia en videojuegos –tratando de entender qué había causado la masacre más mortal en una preparatoria en la historia de los Estados Unidos. Debates y pseudo-entendimientos que resultaron, evidentemente, inútiles (por lo menos en Estados Unidos).

¿Mientras que en Japón no hay asesinatos?

La americanización se define como la asimilación de la cultura estadounidense. De cómo, a lo largo del tiempo, por ejemplo, el okay y el bye se vuelven parte de nuestras conversaciones diarias. De cómo vemos películas americanas en nuestros cines y nuestras televisiones. De cómo vemos McDonald’s, KFCs, Burger Kings y Starbucks en nuestras calles.

O de cómo, poco a poco, nuestros estudiantes se vuelven asesinos.

Como diría T***p: «cuando Estados Unidos manda sus influencias, no manda sus mejores».

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s