¿Otra protesta?

por Mariana Valdez Estrada

¶ Desde que recuerdo, en los periódicos siempre hay un encabezado muy parecido a «Protesta contra la reforma educativa», «Manifestación contra el gasolinazo», «Marcha en contra el gobierno». Sin embargo, yo no veo ningún cambio. Ha llegado a ser un tema muy irrelevante para muchos, pero a la vez sigue siendo novedad, incluso, diría, un tema urgente. No por nada la palabra «manifestación» tiene su propia sección en los portales de noticias.

El pasado 29 de enero se registraron alrededor de doscientos integrantes en la marcha contra el gasolinazo en la autopista México-Querétaro. En todos los estados, como en Querétaro, hay protestas contra todo: contra los perros callejeros, contra los feminicidios, contra las desapariciones forzadas. Es muy común estar navegando por Facebook y encontrar un evento de alguna marcha que se va a llevar a cabo. Se esperan tantos resultados de una manifestación, pero no llegan a nada. ¿Por qué? Porque no hay empatía, creo.

A las personas no les interesa nada hasta que algo les afecta directamente. Por ejemplo, si a una marcha asisten 1,000 personas, de las 2,000,000 que hay en Querétaro, a las otras 1,999,000 ¿nunca les han pasado algo similar o solo lo quieren ignorar y que se arregle todo mágicamente? Nos venden un estado seguro que no lo es. La gente decide ignorar los problemas y no ser consciente de lo que está pasando. Zygmint Bauman, en su libro Vidas desperdiciadas, cita esta frase: «las personas construyen sus ciudades en las palabras y en el aire, no en la tierra».

En el caso de nuestra ciudad, se habla como un lugar tranquilo, pueblerino y en desarrollo; es lo que la gente se imagina. Y el Querétaro que está en la tierra es un lugar que no tiene planeación, donde se construye a corto plazo sin pensar en las consecuencias para el futuro, y es un lugar que tiene los mismos problemas de violencia y de seguridad que otros estados, sólo que aquí quitan el póster de tu familiar que acaba de desaparecer.

Está creciendo un Querétaro en el que todo se calla. Son pocas las familias que han abierto sus ojos y han tratado de hacer algo. No se quedan con los brazos cruzados a esperar una nueva ley o un milagro. Han perdido su fe en el Estado que les promete, pero que no sirve. Tal es el caso de la ley contra las desapariciones forzadas. En junio del 2015 se aprobó, sin embargo no hay parámetros, no hay control, no hay ejecución de esa ley. Juan Marcos Granado Torres, Secretario de Seguridad Ciudadana, declaró: «Se habla de la desaparición forzada, lo que sí aseguramos es que no hay desapariciones forzadas, es un tema que adquiere a nivel nacional una temática gravísima, pero que no se presenta en el estado de Querétaro». Entonces por qué en el 2015 el Grupo interdisciplinario por la equidad T´ek´ei reportó 332 personas desaparecidas en Querétaro, de las cuales, solo a 12 casos se aplicó la Alerta Amber. Y no hay que olvidar otros casos como los 39 feminicidios que se han reportado desde el 2015 y que todavía esperan a que se haga justicia.

Por otra parte, hay manifestaciones como la Marcha por la Familia. Es en estos casos que se empieza a perder la credibilidad de las marchas. Muchos de sus integrantes ni siquiera sabían por qué estaban ahí, los argumentos por los que estaban luchando ni las acciones que querían llevar a cabo. Sólo estaban criticando a las familias no tradicionales, a las madres solteras, a las parejas divididas, a las adopciones y aún así se callaban cuando les preguntabas que qué iba a pasar con los niños sin padres, ¿ellos los iban a adoptar?

Las manifestaciones son muy poderosas, sólo que en ocasiones hay infiltrados y personas que no tienen respeto que empiezan a causar caos. Lo cual distrae por completo el objetivo principal de protesta haciendo que más personas les dé miedo salir a las calles. Por suerte ahora tenemos las redes sociales, las personas están seguras detrás de sus pantallas. Aquí hay algo bueno y algo malo. Lo bueno es que los medios viajan en segundos y a todas partes del mundo; si grabas algo y lo subes, es la prueba de que está pasando algo. Lo malo es que compartiendo la publicación y dándole like no cambias la situación. Por lo menos ahora la gente lo ve y tiene la opción de hacer algo o seguir con el siguiente post. En este sentido, nos manifestamos y no pasa nada, además de que esta la hipocresía con comentarios como «sólo te quejas, sal a la calle». Si fuera tan sencillo juntar a miles de personas para que luchen por lo que tu estás luchando, aunque a ellos no les afecte de manera directa, pero sí indirectamente porque tú y él siguen siendo de la misma comunidad.

Si tomamos a Dinamarca como ejemplo, vemos que cuando se presenta un caso de corrupción, todos los jóvenes y adultos se juntan a protestar, llegando a ser cerca de 100,000 personas; ellos sí tratan de hacer un cambio. Es la empatía lo que nos falta para poder pensar en el bien de los demás y el exceso de egoísmo que tenemos para dejar de pensar sólo (y solos) en nosotros.

Si tuviéramos un compromiso social por participar en las pequeñas luchas de los grupos minoritarios, que al final también nos dan identidad, podríamos lograr algún cambio. Si en el caso de que no estés de acuerdo con lo que están luchando, sé abierto a la posibilidad del diálogo, de no quedarte en silencio, de investigar, de conocer sus argumentos. Y no caer en no prestarles atención ni de ignorarlos. El objetivo de las manifestaciones es que si no se obtiene el resultado que se espera, como cambiar una ley o reducir el precio de algo, es el hecho de que los demás escuchen y hacerlos conscientes de que hay problemas y se tienen que solucionar. Esto conlleva a la responsabilidad del cambio.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s